Un negocio verde es aquel que funciona sin producir un impacto negativo sobre el ambiente local o global, la comunidad o la economía. Un negocio verde también participa en las políticas con visión de futuro para atender las preocupaciones ambientales y sociales que afectan los derechos humanos. Es decir, los negocios verdes promueven la responsabilidad ambiental y social, buscando un impacto humanitario positivo.

Ante el aumento de la demanda por productos y servicios verdes, los negocios sustentables amplían sus oportunidades de desarrollo. Por ello, emprender un negocio verde es pensar en una visión de futuro inteligente que tiene en cuenta el bien común. Este tipo de negocios permite obtener beneficios económicos al mismo tiempo que es respetuoso con el planeta.

Los jóvenes y los nuevos emprendedores reclaman un cambio. Ellos se preguntan como es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y el sufrimiento de los excluidos. No miremos solo los síntomas sino también las causas mas profundas. Con respecto la tecnología, se le reconoce con gratitud su contribución al mejoramiento de las condiciones de vida, aunque también da a quienes tienen el conocimiento, y sobretodo el poder económico para utilizarlo, un dominio impresionante sobre el conjunto de la humanidad.

“Las personas eventualmente se convierten en padres, y siempre quieren lo mejor para sus hijos, educación, alimentación, calidad de vida, etc… ¿Y que pasa con su hogar, con su planeta? es y será siempre donde habitaremos incluso generaciones mas avanzadas, entonces ¿Por qué no enfocarse en el cuidado del mismo?”

No podemos entender a la naturaleza como algo separado de nosotros o como un mero marco de nuestra vida. Esto vale para todos los que vivimos en distintos campos: en la economía y en la política, en el medio urbano o en el medio rural, en las distintas culturas, en especial las mas amenazadas, e incluso en todo momento de nuestra vida cotidiana. La perspectiva integral incorpora también una ecología de las instituciones.

CRITERIOS Y BENEFICIOS

Desde su creación en 1995, la Global Reporting Iniciative (GRI) conjuntamente con el Programa de las Naciones Unidas Para el Medio Ambiente (PNUMA) y la organización CERES (Coalition for Eviromentally Responsive Economies) pugnaron con el fin de aumentar la calidad de elaboración de los reportes de sustentabilidad hasta equipararlos con informes financieros en cuanto a comparabilidad, rigor, credibilidad, periodicidad y verificabilidad, mediante indicadores de triple resultado (económicos, sociales y ambientales). Los indicadores tanto cualitativos como como cuantitativos, intentan revelar la objetividad de las empresas en cuanto a su estatus de sustentibilidad. El análisis de los informes de sustentabilidad puede mostrar si las empresas han decidido tomar la ruta de responsabilidad socioambiental por:

  • Convicción, por que están alineadas a la agenda gubernamental y empresarial para la sustentabilidad.
  • Necesidad de cumplimiento normativo.
  • Políticas de diferenciación de marca.
  • Prácticas engañosas de mercadotecnia (greenwashing) o lavado verde.

Principales beneficios de los negocios verdes.

Mayor generación de ingresos: los productos posicionados como verdes suelen tener un precio mas elevado que los tradicionales, lo que incrementa los ingresos totales. Cuando una empresa logra construir una reputación de responsabilidad social y ambiental, sus ventas aumentan debido al reconocimiento que tiene del público, que busca productos o servicios que causen una menor huella ambiental en el planeta.

Reducción de costos: al ahorrar, reutilizar y reciclar diversos insumos necesarios para elaborar productos o brindar servicios se disminuyen los costos de operación, aprovechando los recursos disponibles de manera racional; esto es particularmente cierto para el caso de las ecoeficiencias, las cuales obtienen beneficios ambientales y reducen costos, con un mayor margen de utilidad. Así mismo, se reduce el riesgo de incumplimiento ambiental.

Aumento de utilidades: al aumentar los ingresos y disminuir los costos se obtiene un mayor margen de utilidad.

Construcción de reputación: al desarrollar prácticas de negocio que demuestran el compromiso de la empresa con el cuidado de su ambiente y su responsabilidad social. Esto posiciona una imagen de credibilidad en el mercado, obteniendo diversas ventajas competitivas que diferencian a las empresas de los competidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario